México dice que quiere cambiar, pero no puede...

Publicado por Grupo Ormi On 14:41

Por Francisco Miranda C.
Resultaron prematuros los festejos por la aprobación de la reforma laboral en Cámara de Diputados. A la luz de lo que está pasando en la Cámara Alta, también fueron anticipados los peores temores en torno de ella de parte de sus detractores. El estado de las cosas parece que seguirá como está. Nos quedaremos con una reliquia: nuestra Ley Federal del Trabajo que data de 1972 y está llena de parches. Quizá tengamos que comprar una velita más para celebrar su próximo cumpleaños.
El interés colectivo de largo plazo está subordinado a la actuación de grupos que defienden sus intereses particulares: sindicatos, oligopolios, burócratas y caciques regionales, por ejemplo. El triunfo de estas mafias, les permite mantener sus privilegios y ganar mucho a costa de casi todos nosotros: nos condena a movernos en cámara lenta en un mundo en el que los mejores van más rápido que nosotros. Se traduce en años de rezago y retroceso en algunos de los índices internacionales que valen la pena: competitividad, riqueza y desarrollo. La reforma laboral está a punto de sufrir su Waterloo en el Senado. Si esto ocurre, se estará mandando un poderoso mensaje al mundo: no será fácil sacar adelante las reformas estructurales. Si los cambios a la legislación laboral eran la primera prueba, tendremos razones para ser escépticos en las reformas que estaban en la lista. 

0 Response to "México dice que quiere cambiar, pero no puede..."

Publicar un comentario

NACIONAL

INTERNACIONAL

ESPECTÁCULOS

DEPORTES