Por Martín Romo

Contrario al famoso dicho, donde finalmente sí hubo quinto malo, es en la disputa por la candidatura a diputado federal por el Distrito cinco federal, luego de que la ex diputada local, Flor Ayala, llevará hasta sus últimas consecuencias su amachamiento y se registrara para contender por esa posición, contra el también ex tribuno de extracción cetemista, Vicente Solís. De ese vuelo. Lo anterior en el marco de la lluvia de registros que ayer tuviera lugar en el PRI estatal, aunque si por la víspera se saca el día o “el gentío de gente” que llevó Vicente, que pareció más que ni la que asistió a la registrada de la fórmula para el Senado, hay quienes opinan, que el gallo de la CTM ya la lleva de ganada, en caso de que sean los mismos que actúen como delegados en la designación. En tanto que donde también se presagian barruntos de división, pero ya más leves, es en el Distrito IV, por el que sorpresivamente y con la bendición de Enrique Peña Nieto se apuntara el ex alcalde de Guaymas, Antonio Astiazarán, al llevar como contrincantes a un contreras de la polca, como es Carlos “El Bebo” Zatarain; y a un talachador al que no le ha hecho justicia la revolución, Abelardo Figueroa.

Mientras que donde sí se impuso “el dedazo”, es a la hora de nominar al que será el abanderado por el III Distrito, tal es el caso de Epifanio “El Pano” Salido, al haber el sentir de que la agarró peladita y en la boca o por su cara bonita, cuando quien realmente la merecía era el diputado local, Ulises Cristópulos Ríos, quien es el que realmente le trabajó y se empolvó los zapatos en las colonias, no como ooootros.

0 Response to "La merecía el diputado local, Ulises Cristópulos Ríos."

Publicar un comentario

NACIONAL

INTERNACIONAL

ESPECTÁCULOS

DEPORTES